Posturología

Una persona se sostiene de pie automáticamente gracias a un sistema de control fino que capta la menor variación de posición del cuerpo con su entorno. Este sistema usa exocaptores (ojo, oído interno, pie) y endocaptores (propiocepción de los músculos del raquis, miembro inferior, m. oculomotores, ATM, articulaciones, piel). Todos ellos integran el equilibrio ortoestático; informan al Sistema Nervioso Central  (SNC) que crea una respuesta para el sistema muscular dando lugar a nuestra postura final.

 

Si alguno de los captores sufre alguna disfunción la información que mande al SNC no será la adecuada y nuestra postura será deficiente dando lugar a dolores crónicos y de repetición: lumbalgias, dorsalgias o cervicalgias crónicas, cefaleas, vértigos, etc.


Síntomas a tratar

- Dolores musculoesqueléticos: especialmente en la cronificación de los mismos, lumbalgias, dolores escapulotorácicos, cervicalgias, artrosis, trastornos mandibulares, etc.

Disfunciones neurovestibulovasculares, migrañas, vértigos, acúfenos, insomnio, etc.

Disfunciones radiculares, ciatalgias, neuralgias cervicobraquiales, neuralgia del trigémino, etc.

Simpaticotonías y vagotonías, estrés, ansiedad, cansancio, astenia, etc.

Trastornos neurovegetativos: alteraciones digestivas, taquicardias, hipertensión, trastornos respiratorios, etc.

Trastornos neurocomportamentales, depresión, ansiedad, déficit de atención, etc.


Prevención en general de cualquier sintomatología originada por un desarreglo postural.

La Posturología es una nueva especialidad médica que estudia e integra el sistema postural fino. Por medio de test clínicos que valoran los distintos captores posturales permite saber la causa primaria de la disfunción.

El tratamiento postural busca la etiología del síndrome postural fino y da una respuesta multidisciplinar teniendo en cuenta los captores posturales (vista, oído, pie, ATM, raquis).

Al tratar los captores posturales que encontremos  en disfunción gracias a los tests clínicos, realizamos un “reseteo” de la información que éste mandaba al SNC, así, tratamos que la nueva información que llegue al SNC dé lugar a una nueva postura que no acarree dolores en el paciente, que sea, por lo tanto, más eficaz. Si el sistema informacional de entrada es corregido, el de salida (dolor y disfunción músculo-víscero-neuro-esquelética) puede ser corregido.

El tratamiento de los captores posturales puede ir desde férula, una lente, una plantilla, una manipulación articular o una reeducación postural. Será, por tanto, un tratamiento multidisciplinar.

La Osteopatía desde un enfoque postural, tiene como referentes además de los propios de la práctica osteopática, el concepto posturológico, donde la terapia manual informacional que el osteópata trabaja a través del raquis, el cráneo, el sistema visceral, el sistema neuromeníngeo, las áreas somatoreflejas, somatoemocionales, etc. tiene repercusiones profundas en la mejora de las adaptaciones posturales, entendidas estas como nuestro posicionamiento externo e interno en relación a nuestro entorno, lo que antes denominábamos “reseteo”.

Las evaluaciones periódicas objetivan la evolución del proceso causante de la alteración del equilibrio estático.