Osteopatía

La osteopatía es un acercamiento diagnóstico y terapéutico manual a las disfunciones de movilidad articular y tisular en general, en lo que concierne a su participación en la aparición de las disfunciones y enfermedades.

 

Utiliza una serie de técnicas manuales que tienen por objetivo mejorar o normalizar la estructura tratada.

 

Así, ayudamos a re-equilibrar el organismo centrándonos en la estructura, mejorando de ese modo el funcionamiento del cuerpo. La osteopatía pretende actuar sobre la fisiología del paciente a través del tratamiento de la estructura corporal.

 

El osteópata ve al paciente como un todo en el que los tejidos del mismo, influencian y se ven influenciados por la fisiología interna y la homeostasis.

 

Hablamos de tejidos y no sólo de huesos, ligamentos, músculos y tendones. Los osteópatas trabajan con todos los tejidos y fluidos corporales, aunque a menudo utilicen el sistema músculo-esquelético para llegar a tejidos menos accesibles.

 

El tratamiento osteopático intenta, por lo tanto, identificar las relaciones existentes entre las diferentes estructuras para poder normalizarlas de modo que se restablezca una función corporal “normal”.

Es totalmente complementaria con la medicina convencional en su objetivo común de ayudar al paciente, y cabe colocarla dentro de un contexto de prevención, de conservación, y de mejora de la salud.

Lesión osteopática

Indicaciones

 

- Trastornos músculo-esqueléticos: : Contracturas musculares, tendinitis, roturas fibrilares, esguinces, bloqueos articulares, tortícolis, cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias, etc.

 

- Trastornos respiratorios: resfriados de repetición, sinusitis, tos no productiva, dificultades de drenaje por patologías pulmonares diversas, asma, etc.

 

- Trastornos digestivos: colon irritable, estreñimiento, acidez, hernia de hiato, gastritis, espasmos abdominales, reflujo gastroesofágico, etc.

 

- Trastornos genito-urinarios: incontinencia, dolores menstruales, dispareunia, cistitis de repetición, complicaciones del embarazo y del parto, etc.

 

- Problemas derivados del embarazo: dolor de espalda o ciáticas, dolor inguinal, etc.

 

- Trastornos neurológicos: rehabilitación en hemiplejias, paraplejias, atrapamientos nerviosos como ciáticas o síndromes del túnel carpiano, etc.

 

- Trastornos genito-urinarios: incontinencia, dolores menstruales, dispareunia, cistitis de repetición, complicaciones del embarazo y del parto, etc.

 

- Prevención de lesiones y de disfunciones en el organismo, que puedan comportar futuras molestias o enfermedades. Mejora del estado vital. Autoconciencia y estrategias domiciliarias para la prevención del dolor. Está en nuestra mano hacer que el paciente se sienta responsable activo de su estado de salud.

Terapia manual utilizada

El objetivo de toda la terapia manual es siempre NORMALIZAR un tejido que hemos diagnosticado previamente como disfuncional. Ese tejido, tras la normalización, mandará nueva información al Sistema Nervioso Central (SNC), provocará un “reseteo” del mismo, dando lugar a una nueva respuesta, eliminando la cronificación de la lesión en el paciente. EN función de qué tejido sea el afectado y qué tipo de lesión sufra utilizaremos un tipo de técnica u otra de las que se describen a continuación.

Técnicas de tejidos blandosSon principalmente usadas en la musculatura de la espalda y consiste en estiramientos rítmicos, presión profunda y tracción. El objetivo es relajar músculos hipertónicos y eliminar edemas.

Técnicas de alta velocidad.Con estas manipulaciones el terapeuta busca recuperar el movimiento total de una articulación bloqueada y normalizar los reflejos neurológicos.

Técnicas de músculo-energía. Son técnicas en los que se pedirá la colaboración del paciente con contracciones musculares voluntarias cuyo objetivo es normalizar el sistema nervioso que mantiene la lesión.

Técnicas funcionales. Son técnicas muy suaves que llevan los tejidos del paciente en sentido contrario a la restricción de movimiento, es decir, los acompañaremos hacia el máximo confort. La idea es relajar los tejidos de tal forma, que anularemos los reflejos nerviosos que alimentan y mantienen las tensiones y bloqueos.

Movilización visceral. Las vísceras pueden sufrir tensiones y restricciones en su movilidad que afectaran a su función o que podrán provocar dolor referido en otras partes del cuerpo. Normaliza las relaciones entre las diferentes vísceras y elimina tensiones en los tejidos de las mismas.

Terapia cráneo-sacra. Dentro del cráneo hay una membrana que envuelve el cerebro, continúa dentro de la columna protegiendo la médula espinal y acaba en sacro y cóccix. El sistema nervioso central, al cual recubre, controla la función de cada órgano, músculo y nervio en el cuerpo. Mediante unas técnicas suaves y sutiles consistentes en presiones ligeras que ayudan a liberar compresiones y bloqueos en el cráneo se normalizarán posibles tensiones que influyan en estas funciones. La terapia craneal puede ayudar en muchos problemas de salud como dolores de cabeza y migrañas, dolores de espalda, estrés, alteraciones viscerales o craneales.

Liberación miofascial. Las fascias son tejido conectivo que envuelven todas las estructuras del cuerpo (músculos, vísceras, meninges, etc.) de forma individual y en conjunto, por lo que podemos decir que las fascias no solo recubren las diferentes estructuras del cuerpo, sino que también las conecta entre sí. Con movimientos, estiramientos y presiones la osteopatía libera restricciones en la movilidad de la fascias, consiguiendo un movimiento muscular y unas relaciones entre estructuras más equilibrada.

Objetivos de las técnicas:

Restablecer la movilidad normal tisular (articular, fascial, visceral, etc.)

• Liberar adherencias.

• Efecto analgesia preventiva (sensibilización central).

• Equilibrar trastornos de tono agonista-antagonista.

• Normalizar la vascularización produciendo un reflejo neuro-vascular local y a distancia.

• Disminuir el estrés.

• Inhibir la facilitación medular en relación con disfunciones somática-viscerales.

Adaptado de Bases fisiológicas de la Osteopatía de Irvin Korr y de La Osteopatía Craneosacra de Torsten Liem