Osteopatía en el embarazo

El embarazo en un proceso fisiológico, natural, no es un proceso patológico, si bien, en el transcurso y adaptación a la nueva situación surgen molestias menores que disminuyen la calidad de vida de la embarazada.

 

Estas molestias menores, suponen dolores de espalda, pubalgias, ciáticas, dolores costales y pesadez de piernas secundarios a los cambios en la postura de la mujer, así como síntomas viscerales como reflujo gastroesofágico, acidez, ardor, estreñimiento, hemorroides, consecuencia de los cambios en la posición de las vísceras según el bebé va creciendo y ocupando más espacio. 

 

El embarazo modifica las líneas de gravedad aumentando la presión en las carillas lumbosacras provocando lumbalgias o ciatalgias. Las lumbalgias de origen venoso son muy frecuentes en  el embarazo: una ciatalgia puede ser debida a un pinzamiento debido a la modificación de la estática o por una dilatación venosa unida al nervio ciático.


Actuación de la terapia manual por fases del embarazo

- Primer trimestre: Principalmente sobre las náuseas, vómitos, tensiones ligamentosas, contracciones uterinas y poliuria.

 

- Segundo y tercer trimestre: dolores dorsales, lumbares y lumbosacros, pubalgias, y sobre las contracciones del útero, con o sin modificación del cuello uterino, cuando por disfunciones sacroiliacas o neurovegetativas, altera su movilidad, irritabilidad y contractilidad, perdiendo la capacidad de adaptarse al sistema visceral y estructural del que depende. Un problema mecánico del iliaco también puede ser causante de una mala presentación del bebé en el parto. Otra acción principal en este periodo es sobre los problemas circulatorios, varices, edemas, pruritos del embarazo.

 

Síndrome de Lacomme o síndrome osteo-músculo-articular abdomino pélvico

 

Se caracteriza por:

 

  • -Dolores musculares pélvicos.
  • -Dolores lumbosacros y sacroilíacos responsables de dificultades para sentarse, levantarse e incluso para andar.
  • -Pubalgias.
  • -Dolores costales.
  • -Dolores abdominales y pélvicos con sensación de pesadez y de tracciones hacia la cara interna de los muslos.

 

Preparación al parto

 

Acción sobre la cantidad y calidad de las contracciones, relanzamiento de la dilatación frenada, facilitación de la movilidad pélvica, y mejor elasticidad del suelo pélvico. En la preparación para el parto los beneficios de la osteopatía son máximos.

 

En el proceso del parto es necesario que el sacro, coxis, iliacos y vértebras lumbares de la madre cumplan una perfecta movilidad y que los músculos y ligamentos de la pelvis estén flexibles y relajados, logrando un parto menos doloroso.

 

Es recomendable el tratamiento osteopático previo al parto para liberar las articulaciones sacroilíacas y lumbosacras, facilitando el proceso de alumbramiento y disminuyendo el sufrimiento de la madre y del bebé.

 

Posparto

 

Las patologías del puerperio en gran parte dependen de  las patologías preexistentes y de los procedimientos efectuados durante el parto y el alumbramiento, entre ellos, la aplicación de fórceps, cesárea, desgarros, episiotomía, etc.

 

Podremos encontrar:

 

-Dolor del nervio pudendo: Dolor del periné unilateral parecido a una quemadura que aumenta en sedestación, se alivia en bipedestación y desaparece en decúbito.

-Dolores cicatriciales de la episiotomía.

-Dolores en el esfínter anal externo, lesiones y desgarros en el esfínter y episiotomía amplia.

-Dolores sacrocoxígeos.
-Dolores en la cincha abdominal.
-Dolores toraco-lumbo-abdomino-pélvicos.
-Dolores lumbares y/o dolores de la cintura pélvica, pubalgias y dolores pélvicos posteriores.

Tratamiento osteopático de la mujer embarazada

Basaremos nuestro tratamiento en base al diagnóstico osteopático, a la clínica que la embarazada presente. Prestaremos especial atención al eje vertebral y al anillo pélvico; sistema ligamentario y muscular: diafragma, intercostales y espinales.

-Técnicas estructurales: devolviendo la amplitud del recorrido articular a nivel vertebral y pélvico.
-Técnicas de energía muscular, para anular la tensión muscular que mantiene la restricción de movilidad.
-Técnicas funcionales, para inhibir neurológicamente el sistema que mantiene la restricción de movilidad.
-Stretching musculares, para disminuir tensiones musculares.
-Técnicas articulatorias, especialmente dirigidas a ligamentos, muy beneficiosas para ligamentos sacroilíacos, sacrociáticos e ileolumbares (fuentes de importantes molestias en embarazadas).

Adaptado de Guía practica de Osteopatía en Ginecología - Claudine Ageron Marque y de Tratamiento Osteopático de la mujer – Elena Martínez Loza